Dará un concierto el 8 de julio en Nueva York, en el que tocará la guitarra y cantará.

John Hinckley Jr., quien disparó al expresidente estadounidense Ronald Reagan en 1981, fue liberado de la supervisión judicial este miércoles, después de pasar más de cuatro décadas en centros de reclusión y de salud mental, informa AP.

«Después de 41 años, 2 meses y 15 días ¡¡¡por fin la libertad!!!», escribió Hinckley en su cuenta de Twitter, que en los últimos meses ha ganado unos 30.000 seguidores gracias a la relajación de las restricciones impuestas antes de su liberación completa. Además, dará un concierto el 8 de julio en Nueva York, en el que tocará la guitarra y cantará.

Hinckley esperaba el levantamiento de todas las restricciones en su contra a partir de finales de septiembre del 2021. Sin embargo, el juez del Tribunal de Distrito de EE.UU., Paul Friedman, que supervisaba el caso, dijo que liberaría a Hinckley el 15 de junio de 2022 si seguía manteniéndose mentalmente estable. En esa línea, a principios de este mes, el juez manifestó que Hinckley no había mostrado signos de enfermedad mental activa ni de comportamiento agresivo desde mediados de la década de 1980. «Es el momento de dejar que John Hinckley siga con su vida, así que lo haremos», afirmó.

En 1981, Hinckley disparó e hirió al 40.º presidente de Estados Unidos cerca de un hotel en Washington. El tiroteo paralizó al secretario de prensa de Reagan, James Brady, que murió en el 2014, e hirió al agente del Servicio Secreto, Timothy McCarthy, y al policía Thomas Delahunty. No obstante, el jurado declaró no culpable al atacante por razón de locura, pero dictaminó que el individuo sufría psicosis y afirmó que necesitaba tratamiento, ordenando su ingreso en un psiquiátrico. 

En el 2016, el hombre salió del establecimiento donde se encontraba recluido desde junio de 1982. Las condiciones impuestas por el tribunal implicaban la supervisión de los médicos sobre su tratamiento psiquiátrico. Asimismo, Hinckley no podía poseer armas y ponerse en contacto con los hijos de Reagan, otras víctimas o sus familias, y la actriz Jodie Foster, con la que estaba obsesionado durante el tiroteo de 1981.

Por Mersales

Deja un comentario