RT: «La venta sugerida contribuirá al sostenimiento de la flota de buques de superficie del receptor, mejorando su capacidad para hacer frente a las amenazas actuales y futuras», señala el comunicado.

Estados Unidos aprobó una posible venta de piezas de repuesto por un valor de 120 millones de dólares para ayudar a Taiwán a mantener sus buques de guerra, según se desprende del comunicado publicado este miércoles por la Agencia de Cooperación en Seguridad y Defensa (DSCA, por sus siglas en inglés).

La venta incluye piezas de repuesto y de reparación no clasificadas para buques y sistemas de buques, asistencia técnica logística, apoyo técnico y logístico del Gobierno de EE.UU. y de los representantes de los contratistas, además de otros elementos de servicio, informaron desde el organismo.

«La venta sugerida contribuirá al sostenimiento de la flota de buques de superficie del receptor, mejorando su capacidad para hacer frente a las amenazas actuales y futuras», reza el texto. Desde la agencia también indicaron que la transacción «sirve a los intereses nacionales, económicos y de seguridad de EE.UU. al apoyar los esfuerzos continuos del receptor para mantener una capacidad defensiva creíble». 

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Taiwán informó que el acuerdo entrará en vigor dentro de un mes y agradeció a Washington su apoyo para ayudar a la región. «En vista de las recientes actividades de las aeronaves chinas en nuestros dominios aéreos y marítimos circundantes, el acuerdo de la parte estadounidense para la venta de piezas de repuesto para los buques navales ayudará a mantener el equipamiento adecuado de nuestros buques navales y a reponer su consumo para satisfacer las necesidades reales de las misiones militares», señalaron desde Taipéi.

Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, e insiste en que cualquier negociación con la isla que pase por encima del Gobierno central viola el principio clave de su política de una sola China. La mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.

Aunque Washington no reconoce a Taiwán —que se autogobierna desde 1949 con una administración propia como país independiente—, mantiene una política de ambigüedad estratégica hacia la isla, reservándose el derecho a mantener relaciones especiales con Taipéi, que, en su opinión, toma sus propias decisiones.

Por Mersales

Deja un comentario