RT

El presidente del Consejo de Ministros denunció un plan opositor para terminar con el actual Gobierno.

La excandidata presidencial de Perú, Keiko Fujimori, propuso adelantar las elecciones presidenciales para poner fin al Gobierno de Pedro Castillo por considerar que, casi un año después de haber asumido, su gestión ha resultado un fracaso.

«Me han estado preguntando qué hacer para salir de esta crisis (…) Seamos sinceros, no hay resultados, al contrario, no les digo los problemas de este Gobierno porque ustedes los ven a diario», afirmó la líder del partido Fuerza Popular en un video en el que se sumó a la campaña que lleva adelante la oposición para destituir al mandatario.

Fujimori, quien el año pasado perdió las elecciones frente a Castillo, reconoció que la vacancia, el mecanismo constitucional que permite que el Congreso inhabilite al presidente de turno por «incapacidad moral», no es una opción por ahora, ya que en los últimos meses se intentó aplicarla dos veces sin éxito.

«El tema es que para la vacancia se necesitan muchos votos pero, si no se llega a ese consenso entre las fuerzas políticas, lo que queda es que el Congreso evalúe un adelanto de elecciones generales, si se requiere hacer ese sacrificio, nuestros congresistas deben evaluar y tomar la decisión», afirmó.

Por otra parte, la dirigente descartó que su intención sea postularse por cuarta vez a la presidencia. «Mi prioridad sería buscar candidaturas de consenso, con los otros partidos políticos democráticos con los que ya, por ejemplo, se les ha apoyado en la mesa directiva (del Congreso) en donde Fuerza Popular no forma parte», dijo.

Las próximas elecciones generales están previstas para 2026, pero desde que asumió el 28 de julio del año pasado, las presiones para evitar que Castillo termine en tiempo y forma su mandato han sido constantes.

Luego de los dos frustrados pedidos de vacancia, ahora la opción de sus opositores es promover el adelantamiento de las elecciones. De hecho, en el Congreso ya hay tres iniciativas que debe analizar la Comisión de Constitución.

Reacciones

El presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, denunció que la presión opositora solo confirma que existe un plan sistemático para evitar que Castillo cumpla con su periodo presidencial.

«Lamentablemente, todo evidencia que existe un plan político, mediático, fiscal y judicial para desacreditar y sacar al presidente que fue democráticamente elegido», acusó al asegurar que las denuncias judiciales en su contra también forman parte de la estrategia para desacreditar al Gobierno.

El funcionario conminó a aminorar los conflictos y la permanente incertidumbre política, sobre todo porque se le quieren imputar al mandatario presuntos delitos cometidos por terceras personas.

Se refirió así a la investigación que lleva a cabo la Fiscalía peruana por las anomalías detectadas en la adjudicación de licitaciones de obras públicas. Por este caso, Castillo ya fue citado a declarar el próximo lunes.

«Sin ninguna comprobación, inmediatamente quieren implicar al presidente (…) la responsabilidad penal es personal, ni siquiera se extiende a los familiares, sin embargo, aquí todo apunta a culpar al presidente. Incluso cuando se nos cita a declarar como testigos, las preguntas no son para esclarecer los hechos, sino con el propósito de implicar al testigo en hechos absolutamente falsos», afirmó.

Torres reiteró en la necesidad de frenar las campañas destituyentes y tomar conciencia de los planes de la oposición que golpean al sistema democrático con la intención de llegar al poder a toda costa, incluso por vías inconstitucionales.

La semana pasada, el diario La República difundió unos audios en los que la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, reconoce que la intención «solo» es sacar al presidente, sin afectar la integración del Poder Legislativo.

«Si la circunstancia se da que yo tengo que asumir y convocar [elecciones] a los seis y ochos meses, lo hago como presidenta del Congreso, pero yo regreso a ser congresista, ni siquiera me quedo o me voy», asegura la diputada en la filtración que generó un escándalo, ya que data de septiembre u octubre del año pasado, es decir, cuando Castillo solo llevaba dos o tres meses en el poder, lo que ratifica que el objetivo de la oposición desde que asumió es interrumpir su Gobierno.

Por Mersales

Deja un comentario