Lima, (EFE).- La Fiscalía de Perú allanó este lunes por segunda vez la residencia en Lima del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), mientras sigue pendiente de que el Gobierno de los Estados Unidos resuelva la solicitud de extradición realizada por la Justicia peruana para que le entregue al exmandatario.

El allanamiento al inmueble ubicado en el distrito limeño de La Molina se realizó para incautar bienes de la vivienda en el marco del caso Ecoteva, la empresa creada en Costa Rica con el propósito de adquirir lujosas propiedades inmobiliarias en Perú con el dinero de los presuntos sobornos.

La misma vivienda ya fue allanada de manera similar en 2017 para realizar una primera incautación, relacionada entonces con el caso Odebrecht, que se centra propiamente en los pagos ilícitos de la empresa al exgobernante.

  • En esta labor se realizó un inventario de bienes del exmandatario, los mismos que son administrados por el Programa Nacional de Bienes Incautados (Pronabi), entidad adscrita al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

En sendas acusaciones, la Fiscalía peruana solicitó contra Toledo 20 años y 6 meses de cárcel por colusión y lavado de dinero en el caso Odebrecht y 16 años y 8 meses también por lavado de dinero en el caso Ecoteva.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, Toledo recibió 35 millones de dólares en sobornos de Odebrecht a cambio de adjudicarle la licitación de la carretera interoceánica del sur, que atraviesa el sur del territorio peruano, desde el océano Pacífico hasta la frontera con Brasil.

Los sobornos fueron depositados en su mayoría en una serie de cuentas en paraísos fiscales a nombre de sociedades del empresario israelí Yosef Maiman, quien se quedó con una parte del dinero a cambio de amasar la fortuna hasta reunirla en Ecoteva.

Desde 2016, cuando estalló el caso Odebrecht, Toledo está en California (Estados Unidos), donde durante ocho meses estuvo encarcelado por riesgo de fuga ante la solicitud de extradición presentada por la Justicia peruana.

El pedido de extradición de Toledo desde Estados Unidos a Perú está en manos ahora del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien debe decidir si entrega al exgobernante peruano.

Además de Toledo, en el capítulo peruano del caso Odebrecht, el mayor escándalo de corrupción de Latinoamérica al abarcar no menos de doce países, también están implicados los expresidentes Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

García se suicidó de un disparo en la cabeza en 2019 cuando iba a ser detenido, Humala está a la espera de que se inicie el juicio tras pasar unos 10 meses en prisión provisional y Kuczynski va camino de los tres años en arresto domiciliario.