En noviembre de 2020, un agente de la policía allanó la casa de Denis Solís, un artista cubano. Aunque éste le requirió el motivo de su visita y le invitó a irse de su casa sin agresión alguna, el guardia no sólo permaneció en la habitación del Sr. Solís, sino que comenzó a grabarle en vídeo.

Días después, Denis Solís era detenido, encausado y condenado en apenas unas horas sin derecho a la defensa y mientras sufría despaparición forzosa.

Fue condenado con privación de libertad, lo que llevó al Movimiento San Isidro a realizar una huelga de hambre que posteriormente dió lugar a la manifestación de los artistas del 27N frente al Ministerio de Cultura.

El Ministro de Cultura de Cuba agredió a un periodista independiente por aquellos días. Este caso fue el precursor del 27N, la canción Patria y Vida, las manifestaciones del 11j y la convocatoria de manifestación para el 15 de noviembre en Cuba.