RT: Aviones de combate de la Fuerza Aérea de Taiwán efectuaron este miércoles vuelos desde la base aérea de Hualien, en la costa oriental de la isla. Las maniobras se realizaron con cazas F-16V de fabricación estadounidense, los más modernos de los que dispone Taipéi. El Gobierno de la isla invitó a periodistas de distintos medios a cubrir los ejercicios.

Entre tanto, el portavoz del Ministerio de Defensa de Taiwán, Sun Li-fang, condenó las maniobras militares efectuadas por China ante las crecientes tensiones por el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a ese territorio que Pekín reivindica como propio, detalla Reuters.

«Aprovecharemos esta oportunidad para poner a prueba todo el entrenamiento que realizamos normalmente, y así mejorar nuestros métodos actuales y aumentar nuestra eficacia en el combate», sostuvo el vocero. Las fuerzas taiwanesas, agregó, «tienen confianza, capacidad y determinación para defender la seguridad de la República de China», denominación oficial usada por las autoridades de Taiwán.

Desde el viaje de Pelosi y la visita este domingo de una delegación del Congreso estadounidense, calificada como «movimiento muy peligroso» por Pekín, Taipéi ha denunciado en repetidas ocasiones las incursiones de aviones militares chinos en su zona de identificación de defensa aérea. Así, este miércoles el Ministerio de Defensa taiwanés informó sobre la detección de 21 aviones y cinco buques de guerra chinos cerca de su territorio.

Taiwán está reconvirtiendo sus 141 cazas F-16A y F-16B en versiones F-16V, que cuentan con nueva aviónica, armas y sistemas de radar. En noviembre del año pasado la isla puso en servicio su primer escuadrón de cazas de dicha versión, tras encargar 66 aviones F-16V mediante un acuerdo con la administración del entonces presidente estadounidense Donald Trump.

  • Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, e insiste en que cualquier negociación de un tercer Estado con la isla, que pase por encima del Gobierno central, viola el principio clave de su política de una sola China. La mayoría de los países, incluida Rusia, consideran a la isla como parte integral de la República Popular China.
  • Aunque Washington no reconoce diplomáticamente a Taiwán —que se autogobierna desde 1949 con una administración propia, como país independiente—, mantiene una política de ambigüedad estratégica hacia la isla, reservándose el derecho a mantener relaciones especiales con Taipéi, que, en su opinión, toma sus propias decisiones.

Por Mersales

Deja un comentario